Cientos de kilos de basura
botan turistas en parques nacionales

Las Últimas Noticias

Acumulación de desperdicios incluso puede facilitar la generación de incendios.

Gracias a las modificaciones al plan Paso a Paso, desde mediados de julio pasado todos los parques nacionales, reservas y monumentos naturales que administra la Corporación Nacional Forestal (Conaf) comenzaron a recibir visitantes más allá de la fase en que se encontrara su zona. Con la creciente llegada de visitantes, sobre todo en la temporada de verano, se hizo más visible un problema grave para el medio ambiente. Mario Pinto, gerente de Áreas Silvestres Protegidas de Conaf, comenta que ‘hemos visto una mayor conciencia de las personas y se ha ido entendiendo que la conservación no solo es un rol del Estado, sino que depende de cada uno de nosotros. De todas maneras, recogemos gran cantidad de basura en nuestras unidades. Esa cantidad va en directa relación con el número de visitas que reciben los parques. Durante la temporada alta -desde diciembre hasta fines de febrero o mediados de marzo- llegamos a encontrar entre 150 kilos y 230 kilos diarios en algunos de ellos. En otros lugares, a la semana, se recogen entre 500 y 600 kilos’.

-¿Cuáles son los Parques Nacionales más afectados?

-No existe un levantamiento de información que indique cuáles son aquellos donde se encontró mayor cantidad de basura. La situación es diversa incluso al interior de un mismo parque, porque hay sectores que pueden tener más basura que otros. Sí puedo decir que la acumulación de desperdicios va en directa relación con la cantidad de visitas que reciban, como también de factores como la cercanía con caminos públicos y carreteras. Mario Pinto hace notar que, históricamente, el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales es el más visitado del país. ‘En un año normal recibe sobre 600.000 personas. Luego está Torres del Paine y más abajo parques de la Región de La Araucanía, como el Parque Nacional Conguillío. Un dato respecto al Parque Vicente Pérez Rosales: hace poco se realizó una limpieza que abarcó las cuencas del lago Todos Los Santos y del río Petrohué, y se retiraron casi 600 kilos de basura’. El gerente de Conaf explica que las tareas de limpieza la llevan a cabo los guardaparques, sumándose en algunos casos voluntarios, organizaciones de la sociedad civil y ONG. ‘La mayor conciencia ambiental que existe hoy ayuda bastante, porque encontramos más apoyo de la comunidad local. Hay instancias donde nos coordinamos y llevamos a cabo operativos para limpiar el interior de parques y reservas, además de sectores aledaños. También hay que destacar las alianzas que se establecen con algunos municipios’.

-¿Qué tipo de desechos son los más comunes?

-Lo más común es encontrar residuos de comida, latas, botellas plásticas y bolsas, además de mascarillas.

-¿Y cuáles son los principales problemas que genera la acumulación de basura?

-Más allá del efecto visual, hay un problema relacionado con la conservación de la fauna nativa. Es que la acumulación de basura provoca el aumento de vectores como ratones, entre otros. A la vez, está el riesgo que los animales se alimenten de los desperdicios y que los más pequeños se enreden o queden atrapados en las bolsas. Además, la acumulación de algunos elementos combustibles y el reflejo de materiales como el vidrio podrían provocar un incendio. Respecto a esto último, en las jornadas de limpieza que hicimos en algunos parques nos llamó la atención encontrar colillas de cigarro.

Efecto lupa

Según explica Claudio Gómez, investigador de incendios de Bomberos de Chile, al reflejo del sol sobre un pedazo de vidrio se le conoce como efecto lupa. ‘Si bien se puede producir un siniestro por esta causa, las características del vidrio, la humedad de los combustibles, la temperatura ambiente y otras condiciones del lugar deben ser especiales para que ocurra. En ese sentido, los incendios forestales los provoca en primer lugar la negligencia de las personas; en segundo lugar, los accidentes con líneas de transmisión eléctrica’. De todas maneras, recalca que la acumulación de basura en entornos naturales es muy riesgosa.

‘Si se han vertido ahí residuos de sustancias peligrosas, con o sin un incendio es posible que se liberen gases o vapores tóxicos que pueden causar hasta la muerte de personas o de quienes lleguen primero al lugar, sin conocimiento del riesgo que enfrentan’. Gómez subraya que la acumulación de basura ayuda mucho a la propagación de los incendios. ‘Si esos entornos naturales están muy cerca de la interfaz de lugares habitados, lamentablemente hay destrucción de viviendas, como se pudo ver en la ciudad de Castro y periódicamente en las regiones de Valparaíso y Biobío. A eso se suma la destrucción de bosques, la flora y fauna del lugar. Más del 90% de esos incendios son provocados por personas’.

Fuente: https://portal.nexnews.cl/showN?valor=jhaud

Artículos Relacionados

Menú