El Tambo de Chungará y la
Presencia del Imperio Inca en Nuestra Región

La Estrella de Arica

Este complejo consta de siete habitaciones de piedra construidas en 1695 y servía de albergue a los chasquis en su recorrido por estas tierras.

Los vestigios de los primeros habitantes de la Región de Arica y Parinacota entregan señales de su rica cultura y técnicas ancestrales en la construcción, alfarería, ritos fúnebres, entre otras manifestaciones, aunque también otro aporte provino del Imperio Inca. La presencia incaica en Chile data del siglo XV, cuando el emperador Tupac Inca Yupanqui inició en 1470 la conquista del Coya Suyo, región sur del incanato. Las tierras incorporadas al imperio en esta fase expansión, estaban habitadas por distintas comunidades que fueron subordinadas e integradas mediante la construcción de nuevos tramos del Camino del Inca, según detalla el Consejo de Monumentos Nacionales (CM N).

El Camino del Inca fue una extensa red de senderos que comunicó los territorios del Tahuantisuyo, asegurando la presencia del imperio, su administración y el traslado de mercancías entre zonas muy distantes.

Un tambo (quechua tanpu, que significa alojamiento temporal) correspondía un recinto situado al lado de un camino importante, usado por personal estatal itinerante corno albergue y corno centro de acopio para fines administrativos y militares.

Asimismo, los tambos fueron construcciones características del Camino del Inca, que cumplían la función de albergue para los chasquis, mensajeros del Imperio que recorrían los senderos llevando información e instrucciones a las distintas regiones.

Estas construcciones en su mayoría de piedra estaban ubicadas cada 20 o 30 km, pensando en el recorrido que podía hacer un chasqui en un día de caminata.

El tambo de Chungará está en las cercanías de la laguna del mismo nombre. Fue construido alrededor de 1695 en el contexto de la expansión del Imperio Inca hacia el sur.

El complejo arqueológico está compuesto por siete recintos rectangulares edificados en piedra que actualmente forman parte del Parque Nacional Lauca, declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco. Las puertas del recinto dan a un corredor emplantillado con piedras y a un gran patio rectangular, ambos sobre una terraza artificial más baja que el nivel de las habitaciones. Los muros mejor conservados alcanzan más de 2 metros de altura. Fueron construidos con piedras traídas de los volcanes vecinos y talladas en el sitio para lograr volúmenes macizos y paramentos bien alineados y aplomados.

El tambo de Chungará fue declarado monumento nacional el 19 Enero de 1983 por sus características únicas y su pasado ligado a la presencia de la cultura inca en el Norte Grande.

Hay que destacar que el Camino del Inca llegó a tener cuatro mil kilómetros desde Colombia hasta el sur de Chile y esta calzada andina puso en contacto a más de diez millones de habitantes del occidente de Sudamérica.

Fuente: https://portal.nexnews.cl/showN?valor=jluid

.

Artículos Relacionados

Menú